I. Actualidad Noviembre 2014

FullSizeRender

I. Noviembre 2014

Fin de semana de celebración, recordando  a los que ya no están los unos y disfrutando de la fiesta y el halo de embrujo que se respira en estas fechas, los otros.

En todo caso, sabor agridulce pues quien más y quien menos tenemos en la memoria y en nuestros corazones a esos seres de luz, que en un pasado más o menos cercano estaban presentes en nuestras vidas.

FullSizeRender

«La gran celebración de la vida en compañía de nuestros muertos», dicen los mexicanos.

http://www.abc.es/viajar/norteamerica/mexico/abci-difuntos-mexico-201410311633.html

Muerte y duelo

La muerte de un ser querido, cercano a nosotros, duele. A través del duelo hacemos un proceso de adaptación emocional, tras sufrir la pérdida que tiene como misión devolvernos al equilibrio y a reconstruir y rehacer nuestra vida sin la presencia del ser querido perdido. 

Reconciliarse con la vida cuando te arrancan a un ser querido de tu lado requiere tiempo y dedicación.

De como entendemos nuestro ciclo vital y de la dimensión que le damos a la muerte y lo que para nosotros significa, dependerá también en gran medida como enfrentemos y superemos la pérdida.

Creencias

FullSizeRenderNuestras “creencias” juegan un papel muy importante en cómo superamos el duelo,  siendo para algunos:

“limitantes”, pues nos bloquean e impiden la superación del trauma y en otras ocasiones,

“potenciadoras”, como aceleradoras en el proceso de superación de la pérdida. 

«El mexicano tiene una relación muy particular con la muerte y muy diferente a otras culturas, en la cual la muerte no es vista como un final, sino como parte de un ciclo. Nos gusta tener esa relación porque así esa muerte no es algo temido sino es parte de la misma vida»

-“Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.” Juan 11:25.  versículo bíblico.

http://quo.mx/noticias/2014/10/31/el-dia-de-muertos-entre-los-mayas

Emociones y duelo

En nuestro proceso personal de duelo, nos inundan emociones encontradas y difíciles de superar:

Primero nos “negamos a sentir”: “esto no me está pasando a mi”.  

Evitar y posponer el sentir nuestras emociones solo alarga el proceso de sanación. Toca sentir las emociones y cuanto antes podamos vivirlas, antes podremos soltarlas y superarlas.

Llega el enfado y la ira: “¿por qué?

Buscamos culpables y causas que justifiquen nuestra pérdida.

Filosofía¿Negociamos? “y si…”

Buscamos una solución dentro de nosotros mismos, de nuestro entorno. Acudimos a la magia.. a la invención… a todo aquello que nos permita dar marcha atrás porque cuesta asumir los hechos, la pérdida. Asumir la nueva realidad sin esa persona se hace insoportable.

Dolor: tristeza, pena, depresión: “ya no está”

Nuestras emociones más duras nos envuelven profundamente y es éste el punto de inflexión desde donde tenemos que salir a flote, levantarnos y seguir hacia delante.

Por último llega la aceptación

Toca apelar a nuestra conciencia, redescubrirnos a nosotros mismos, sacar fuerzas y retomar el camino de bienestar y paz interior que nos permite avanzar y seguir hacia delante.

Aceptar no significa olvidar

Todos los años recordamos en estas fechas queramos o no, a los que ya no están, pues el exceso de información, el consumismo y el tradicionalismo nos inundan.

Quienes han superado su propio duelo  se reencuentran con esos seres de luz desde el amor, el cariño, la simpatía y el recuerdo de experiencias compartidas. Todos llevamos un poquito de ellos en nuestro ser y gracias a ellos también estamos donde estamos y somos lo que somos. Se merecen ser recordados desde un estado de bienestar, alegría y felicidad; ellos así lo desearían.

Enlaces relacionados: sobre el origen de Halloween. http://arquehistoria.com/historias-origen-de-halloween-samhain-y-los-celtas-592

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *