Coaching y duelo

Coaching y duelo

Coaching y duelo, Noviembre 2015

Noticia avalada por las cartas de agradecimiento de aquellos que han tenido que afrontar la enfermedad y la pérdida de un ser querido y que han contado con el acompañamiento, el consuelo y la creencia de que sus seres queridos contaron con la mejor de las atenciones en los últimos momentos de su vida.

Coaching y duelo

“Cartas que tienen un único objetivo: agradecer la labor del gran equipo humano que forman los integrantes de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Provincial de Pontevedra, por la que pasan cada año alrededor de 400 pacientes para vivir la fase final de su enfermedad.”

Facilitadores

“NECESIDADES. Dentro de las necesidades que puedan tener familiares y pacientes se incluyen las espirituales (un sacerdote visita la unidad a diario), las psicológicas (una psicóloga también acude diariamente) e incluso las burocráticas. A veces incluso ejercen de mediadores en conflictos familiares. “Se ven muchas desavenencias: entre padres e hijos, mujeres y ex mujeres… Pero, afortunadamente, también hay muchas reconciliaciones”, cuenta el facultativo.”

Facilitan la marcha de un ser querido en paz, con el menor de los sufrimientos para el enfermo y en lo que está en sus manos, para los familiares. Con el apoyo físico, mental, emocional y espiritual que se merecen; porque todos somos merecedores de esa paz, de ese equilibrio que en momentos duros, tan complicado resulta mantener.

Agradecimientos

Y los transcribo literalmente como en la noticia por su emotividad, sinceridad y trascendencia para propios y extraños:

“Ahora sé que si el cielo existe mi padre ya ha llegado allí y la puerta se la han abierto en esta unidad del hospital”

“Gracias por la gran labor que hacen, tanto por el enfermo como por la familia, por su esmerada atención, dedicación, profesionalidad y cariño”

“Somos conscientes del enorme consuelo que nos procuró y aún hoy en día nos sigue procurando el saber cómo fue atendida mi madre por todos los integrantes del equipo de Cuidados Paliativos”

“a cualquier hora del día o de la noche, se sentaban con nosotros para explicarnos el proceso, escuchar nuestras penas, secar nuestras lágrimas, entender nuestro dolor”.

Coaching y duelo

Estoy leyendo el artículo que trato de comentar en estas lineas y mi apetencia es transcribirlo al completo. Léanlo; vale la pena hacerlo.

Agradezco estas noticias esperanzadoras, los que creemos en las personas y en que la profesionalidad y la humanidad abunda, agradecemos que se conozca, se comparta y se difunda lo bueno y lo excelente. Si nos centraramos en lo bueno,  lo compartiéramos, lo tomáramos de ejemplo. Si fuéramos realmente conscientes de todas las cosas buenas que  hacen “muchos”. Y sí. Digo “muchos”. Cuánto mejor nos iría. 

Reflexionemos: tanta crítica, tanta presión social, tanto desgaste. Cómo consumidores de información. ¿Qué queremos consumir? ¿Qué nos estamos comiendo? ¿Nos gusta el  menú? Y si lo cambiamos, si comemos sano, si cambiamos de dieta ¿Nos informan de todo lo bueno que hay a nuestro alrededor? ¿Somos conscientes de todo lo bueno que nos rodea, nos interesa? Va a ser que no nos merecemos menú degustación y seguimos con la “comida basura”, teniendo ambos a nuestro alcance.

Coaching y duelo

Es mejor hablar de Ángeles, los que nos dan alas en vida y los que volaron y permanecen en nuestros corazones. Gracias por ese trocito maravilloso de vosotros que en nuestro interior siempre nos hará la vida un poquito más bonita.

Por un final en paz

Sobre duelos

http://coachingpontevedra.es/ii-actualidad-diciembre-2014/

http://coachingpontevedra.es/i-actualidad-noviembre-2014/

Gracias a Marta Balo por este artículo, por informarnos de la profesionalidad de todo un equipo de trabajo, la humanidad en el trato a las personas, el consuelo, el respeto, el sosiego que transmite ese amor incondicional que algunos dan en automático en todo lo que hacen y el agradecimiento sincero de aquellos que han vivido la espera de lo que para unos supone un final y para otros un cambio y sí para todos un duelo, una despedida, un “hasta luego”.

Supongo, Marta, que haber estado con estas personas, entrevistando a miembros de este equipo, viendo su trabajo, conociendo las vivencias de familias que por allí han pasado,  facilita que hagas un buen trabajo porque todo se pega; se contagia esa humanidad, ese amor incondicional, ese buen hacer. Tomemos ejemplo y hagamos un copia-pega para nosotros, pongamos nuestra atención en aquello que realmente vale la pena conocer, en personas que inspiran.

Coaching y duelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *